¿Como administrar medicamentos a gatos?

Aprende a administrar medicamentos a los gatos de una manera facil y sencilla ademas de las recomendaciones para elegir la medicina adecuada a su edad y tamaño
administrar medicamento a gatos facilmente

Aprender a administrar medicamentos a tus gatos puede ayudar notablemente a la recuperación de su salud en general. Los laboratorios no únicamente se dedicarán a producir medicamentos con compuestos activos frente a determinadas enfermedades para las distintas especie o personas. También se van a dedicar a que en esa composición el excipiente sea lo más palatable posible, de forma de que quien tenga que tomar ese medicamento lo haga, ya que, de lo contrario, puede resultar en una experiencia bastante desagradable.

Tamaño del medicamento

Es normal que algunos principios activos puedan ser muy amargos y pueden tener un sabor bastante amargo o desagradable, por así decirlo, y entonces hay que intentar dulcificar, o hacer que esa medicación tenga un sabor lo más agradable posible para que sea más fácil de tomar.

Existen muchas formas de presentación de los medicamentos, tenemos comprimidos, grageas, comprimidos masticables, capsulas, jarabes en solución, suspensión, productos inyectables, productos de aplicación tópica como son las pipetas, lociones, cremas, pomadas, parches, etc. Lo que demuestra que existen varias formas de poder tratar distintas enfermedades que pueden sufrir nuestros animales.

Es obligatorio utilizar siempre el medicamento que más se adecúe tanto a la especie animal que estamos tratando, como también a las apetencias de ese animal en concreto, en este caso del gato y del tamaño que pueda tener, supongamos que tenemos un medicamento que suministrar, no es lo mismo tratar a un gatito con un mes y medio que un gato ya adulto.

Un ejemplo de esto sería un antibiótico, donde existen presentaciones que van a servir para unos pesos (kilogramos) más elevados y otras para los animales que tienen menor peso, de esa forma debemos de intentar utilizar siempre el indicado y que sea diseñado para menor peso, de forma que va a estar adaptada en tanto en tamaño como en la cantidad que tengamos que administrarle.

A lo largo de la vida de nuestra mascota felina vamos a tener por seguro que darle alguna vez algún medicamento, tanto de forma preventiva como es el caso de los antiparasitarios internos, o por ejemplo para tratar algunas enfermedades que pueden ser habituales en los en los gatos, como pueden ser problemas renales, un tratamiento para la diabetes, un problema de artrosis, problemas cardíacos, hipertiroidismo felino, etc.

Hay una serie de enfermedades que a lo largo de la vida se pueden se pueden presentar y vamos a tener que recurrir al veterinario.

También hay que pensar que no es lo mismo, dar un antiparasitario cada 3 meses que tener que tratar una de estas enfermedades que he comentado anteriormente, sobre todo aquellas enfermedades que son crónicas y que normalmente vas a tener que tratar durante el resto de la vida de tu gato y, por lo tanto, si es difícil dar un medicamento a un gato una vez, pues imaginaros lo que puede hacer a lo largo del resto de su vida.

Cabe resaltar que los medicamentos deben de estar formulados en cualquier caso y que también esté lo más adecuado al tamaño del gato dentro de las presentaciones que tengamos disponibles, nosotros conociendo a nuestro gato, veremos cuál será la mejor en la presentación, por ejemplo, de los comprimidos si no tiene problemas para masticar o en jarabe si esquiva mucho objetos y sabores extraños.

¿Cómo darle medicamentos a un gato?

Una forma de hacerlo es que una vez cogemos el comprimido y a nuestro gato, abrimos la boca presionando en la zona de los labios superiores y depositamos el comprimido.

Lo llevamos hacia la parte de atrás de la lengua y una vez que llegue a esa parte de atrás de la lengua, se va a estimular el reflejo de la deglución y pues el gatito lo va a tragar.

También podemos ayudar y una vez que hemos hecho esto, administrando un poquito de agua con una jeringuilla, igual que con la jeringuilla, también podemos administrar otro tipo de medicamentos como son jarabes. O si no existe la presentación en jarabe y nuestros gatos acepta esa forma de medicarse, podemos disolver el contenido y administrarlo con la jeringuilla.

La jeringuilla se va a aplicar justo detrás de donde está el colmillo, exactamente entre el Colmillo y el primer Premolar. Ahí tenemos un huequecito donde se puede poner el pitorro de la de la jeringa y poquito a poco vamos a administrar el jarabe, hay que tener en cuenta que debemos de hacer eso de forma ni muy lenta ni muy rápida, porque si vamos muy rápido puede ser que pase a las vías respiratorias, si estimulamos la tos y el animal puede expulsar todo el medicamento, puede incluso llegar a vomitar.

Entonces, hay que hacerlo formalmente y mantenemos su boca cerrada y le damos un masaje en la zona de la de la laringe para que se estimule esa esa dilución.

¿Esta es la forma que podemos hacer cuando el gato no se deja manejar? Si son bastante agresivos y no quiere que hagamos algo, se debe forzarlos. Podemos envolverlos en una manta en donde nada más que quede la cabeza afuera, intentar forzarlo y repetir el anterior procedimiento.

Conseguimos darle una vez o dos veces un tratamiento, pero esta situación estresante para el gato va a repercutir también en su en su salud. Y por supuesto, puede crear unos cambios comportamentales que pueden ser incluso bastante serio, por lo tanto, si tenemos problemas para administrar algún tipo de medicamento, debemos consultar con nuestro veterinario para que entre todos intentemos buscar la mejor forma de medicar al gato, ya que a veces incluso tenemos que recurrir a la administración de inyectables para para poder tratar una enfermedad, cuando no podemos forzar al gato todo el tiempo.

Otra forma es esconder la medicación. Por ejemplo, en las pequeñas chucherías o pequeñas pildoritas que hay expresamente preparadas para este tipo de función, en los gatos se esconde ahí el medicamento y le damos la chuchería al gato para que la ingiera de forma más adecuada.

En otras ocasiones, si el medicamento es muy grande machacarlo y mezclarlo con un poquito de comida, mejor si es comida húmeda y ver si el gato así puede tomarla.

Los gatos son muy neofóbicos y notan mucho los sabores nuevos y son muy reacios a ellos. Entonces a veces cuesta un poco de trabajo, pero que hay que insistir, ya que en ocasiones hay que tratar a un gato de forma crónica y, si no podemos medicarlo, tendremos un problema bastante importante.

Mi gato genera mucha saliva cuando toma medicamentos

En relación con los gatos, existe algo a la hora de administrar los medicamentos que asusta mucho a los propietarios y es que creen que los han envenenado o intoxicado.

Al administrar algunos medicamentos, debido al sabor que tienen, puede el gato empiece a producir mucha saliva. Empieza a babear, parece como si hubiera un ataque epiléptico, como si existiera un envenenamiento. La boca entera se llena de espuma y esto no es porque se haya intoxicado, ni mucho menos. Esto es porque el sabor del medicamento no le hace ninguna gracia al gato y no le gusta en absoluto y se va a producir este fenómeno de producción excesiva de saliva lo cual se va peor y que se puede mantener durante unos cuántos minutos y no va a pasar absolutamente nada, salvo que puede ser que estemos perdiendo ahí dosis de medicamento y, por lo tanto, no estamos administrando la adecuada para tratar una enfermedad y, por lo tanto, le tendríamos que buscar otra forma de medicar a nuestro gato. No olvides leer nuestro sitio sobre veterinaria.

Total
0
Shares
1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Article
Hipertiroidismo felino

Hipertiroidismo felino

Next Article
que pasa al anestesiar a mi perro

¿Que pasa si debo anestesiar a mi perro?

Related Posts