Lenguaje corporal del gato

¿Ha pensado en cómo mejorar la comunicación con su mascota? Pues debes saber que entender el lenguaje corporal del gato es mucho más sencillo de lo que parece. Aunque son famosos por ser imprevisibles, estos animales dan varias pistas de lo que sienten. Una cosa es cierta: una vez que se aprende a interpretar el lenguaje corporal de los gatos, es mucho más fácil convivir con ellos. Aprende más sobre el lenguaje corporal de los gatos y responde a todas tus preguntas sobre el comportamiento de tu amigo de cuatro patas.

Las orejas pueden indicar varias situaciones

¿Se ha dado cuenta de que en determinados momentos la posición de las orejas del gato puede cambiar? Puede parecer inusual, pero incluso esta parte del cuerpo forma parte del lenguaje corporal de los gatos. Cuando las orejas están levantadas y vueltas hacia delante, por ejemplo, significa que el animal está en señal de alerta, atento a todo lo que ocurre a su alrededor. Cuando las orejas están levantadas, pero giradas hacia atrás, significa que el gato está preparado para atacar si ve algún signo de amenaza.

Lenguaje corporal del gato

El lenguaje corporal del gato también incluye la mirada

Además de las orejas del gato, otra parte que merece igual atención son los ojos del animal. Aunque mucha gente cree que la mirada del gato es algo amenazante o incluso intimidante, esto no es del todo cierto. De hecho, cuando el gato le mira fijamente y con una expresión más serena, significa que siente curiosidad por algo. Ahora bien, si te mira con una mirada más seria, puede que te esté retando de alguna manera.

Otra situación en la que la mirada del gato es importante es cuando tiene las pupilas dilatadas, ya que esto indica que al animal no le gusta lo que está pasando o tiene miedo. Además, cuando el gato empieza a parpadear uno o ambos ojos hacia su guardián, es una forma de lenguaje felino para decir que se siente cómodo y seguro allí.

Cada movimiento de la cola tiene un significado

¿Quieres saber cómo entender a los gatos? Una forma de hacerlo es observando el movimiento de su cola. La cola del gato es un poderoso aliado de la comunicación con los humanos y otros animales. Un gato con la cola hacia arriba y con el pelo hacia abajo, por ejemplo, significa que está muy tranquilo y despreocupado por la vida. Ahora bien, si la cola está orientada hacia arriba y el pelo se pone de punta, tu amigo está alerta y listo para luchar.

En otras ocasiones, la cola del gato también puede estar levantada y con sólo la punta curvada: en este caso, el gato está siendo bastante amistoso. Pero si toda la extensión de la causa está ligeramente curvada, puede sospechar de algo.

Otra situación bastante común es cuando la cola del gato está relajada: esto significa que sólo quiere descansar y desconectar del mundo durante un rato. El lenguaje corporal del gato cuando la cola se mueve de lado a lado sin parar, significa que está muy agitado y sin paciencia. Ah, y no podemos olvidar la famosa expresión “con el rabo entre las piernas”, ¿verdad? En este caso, puede ocurrir cuando el felino está más triste de lo habitual y no tiene un buen día. No olvides leer sobre ¿Cómo administrar medicamentos a un gato?

Lenguaje corporal del gato

En el lenguaje corporal del gato pueden comunicarse con sonidos y ruidos

No es una novedad que los sonidos de los gatos también formen parte de su lenguaje, ¿verdad? Los maullidos de los gatos pueden tener diferentes significados: a veces no son más que un mero saludo a los humanos. Por otro lado, un maullido excesivo puede indicar que el gato tiene hambre; mientras que un maullido más agudo significa que su amigo siente dolor o tiene miedo de algo. Además, también están los gruñidos que emiten los gatos cuando están de mal humor. Y, por supuesto, no podemos olvidar el ronroneo de estos peludos: es su forma de expresar que sienten afecto por los humanos. No olvides leer secuelas de la anestesia en gatos.

El lenguaje corporal del gato expresa sentimientos

Otro punto muy importante a la hora de entender el lenguaje corporal de los gatos es vigilar su postura. Cuando el gato está tumbado con la barriga hacia arriba, puede dejar todo lo que está haciendo para hacer una bonita caricia. Otras posturas que también se pueden observar es cuando el gato tiene el tronco doblado, indicando que se siente amenazado, o con la postura retraída, mostrando miedo. Pero ten cuidado: si observas que el felino tiene el pelo levantado, enseña las garras y los dientes, ten más cuidado. Este es un lenguaje del gato cuando está a punto de atacar.

El contacto corporal dice muchas cosas

Es un poco más raro, pero a veces ocurre que el gato busca el contacto corporal con los humanos. Una situación que suele generar mucha intriga es la del gato amasando panecillos. Por muy diferente que parezca, es la forma de demostrar que se sienten cómodos con esa persona. También puede ocurrir que el felino se meta entre sus piernas: este comportamiento, de hecho, significa que el animal está marcando su “territorio”.

Además, los gatos a veces muerden, ¿no? La gente cree que esto significa algo negativo, pero a menudo es la forma que tiene tu amigo de decirte que está disfrutando de tu afecto. Y, al igual que los mordiscos, los lametones del gato también son muy positivos: ¡es su forma de decirte que te quiere!

Total
0
Shares
2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Article
Que hacer cuando rescate un perro

Que hacer cuando rescate un perro

Next Article

Heridas en las orejas de los gatos

Related Posts