¿Qué es la diabetes mellitus canina?

diabetes mellitus canina

La diabetes mellitus canina es una enfermedad crónica endocrina que se da cuando el páncreas no produce insulina o cuando el organismo no la utiliza adecuadamente. Si esta enfermedad no es tratada a tiempo o no se trata de la mejor manera, se da una hiperglucemia causando así daños irreversibles en los órganos y sistemas de los caninos.  

La diabetes mellitus se clasifica en dos tipos, la diabetes tipo I y la diabetes tipo II;  la primera también llamada diabetes insulinodependiente, la diabetes tipo II la principal causa es la resistencia a la insulina. También existe la diabetes gestacional que se diagnostica en el segundo o tercer trimestre del embarazo y también la diabetes por otras causas como defectos genéticos, enfermedades pancreáticas, endocrinopatías, inducida por fármacos, etc.

Síntomas de la diabetes canina

La diabetes se presenta más comúnmente en el rango de los 7 a los 9 años de edad. En el factor genético también incluye a la predisposición a tener estas enfermedades; en cuanto a la parte reproductiva la diabetes tiende a darse en mayoría en las hembras sin actividad reproductiva, seguido por las hembras castradas y los machos sin actividad reproductiva, siendo menos frecuentes en machos castrados.

Los síntomas más comunes son: poliuria (orina demasiado), polidipsia (bebe demasiada agua), polifagia (mayor apetito), letargia, pérdida de peso. Otros síntomas menos frecuentes también pueden ser: diarrea, síntomas de shock (mucosas pálidas, taquicardia, pulso débil), abdomen distendido, debilidad, vómito fecaloide y secreción nasal, soplos cardiacos, ceguera, otitis, dermatitis, alopecia, tos, cataratas etc. 

Después de la aparición de ciertos síntomas lo que se debe hacer es una medición de glucemia del paciente por prueba de sangre o través de un hemograma, un perfil bioquímico y un urianálisis, estos tres juntos en lo posible es recomendable hacerlos juntos para un mejor diagnóstico. 

Tratamiento de la diabetes mellitus canina

El tratamiento que se debe llevar debe ser equivalente al grado de la enfermedad y con el objetivo de garantizar la calidad de vida del canino, ya que es una enfermedad que no tiene cura. En casos de que el nivel de la diabetes sea bajo se puede tratar con dieta, ejercicio e inyecciones de insulina cuando lo requiera. 

En el caso de la diabetes tipo I o diabetes insulinodependiente como su nombre lo indica su tratamiento depende en su mayoría de la insulina, esta es la diabetes más común. Generalmente a los caninos con diabetes se les inyecta  insulina de forma subcutánea o intramuscular una vez al día en perros de raza grande, dos veces al día en perros de raza pequeña. Es importante determinar el tipo de insulina mejor para el perro y los distintos niveles de glucosa durante el día, antes y después de la comida y antes y después de la insulina. 

También es importante la dieta, está debe inclinarse a reducir la obesidad (en caso de esta) aumentando la cantidad de fibra y buscando la reducción de la absorción de la glucosa, se debe evitar alimentos húmedos y blandos ya que estos pueden tener hiperglucemiantes como disacáridos y propilenglicol. Otro factor muy importante es el ejercicio, esto junto con la dieta ayuda a reducir la obesidad, pero no se debe exceder en la intensidad del ejercicio, el ejercicio debe ser constante y no fatigar al canino.

¿Cómo prevenir la diabetes mellitus canina?

Entre las medidas de prevención de la diabetes canina  se encuentra una alimentación correcta evitando al máximo excederse en las golosinas y en lo posible evitarlas aun más si hay una predisposición genética a la diabetes. Lo ideal es que en su dieta se incluyan proteínas de origen animal, es importante ver que el alimento diga carne fresca o de muslos de pollo ya que si no pueden ser obtenidos de vísceras y de desechos que no pueden aportar la proteína necesaria.

También es importante saber racionar la comida y no excederse en la alimentación ya que puede llevar a un sobrepeso y esto predispone más la enfermedad. De igual manera es importante incluir en la dieta frutas y verduras, es muy importante consultar al médico veterinario cuales son las ideales ya que muchas de estas pueden ser tóxicas para ellos.

Para la prevención de esta enfermedad también es muy importante establecer una rutina de ejercicio diaria, además del paseo cotidiano para hacer sus necesidades, claro esta rutina debe ir acorde la raza del can. La esterilización puede ser de ayuda para prevenir múltiples enfermedades en los caninos entre ellas la diabetes.

Y por último pero muy importante para mantener saludables y prevenir cualquier enfermedad en los canes no sólo la diabetes es recomendable la visita periódica al veterinario y para la diabetes realizar los chequeos necesarios así nos podemos prevenir y en caso de una enfermedad realizar un diagnóstico temprano e iniciar un tratamiento temprano que así será más eficaz. 

Total
0
Shares
2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Article
enfermedad respiratoria superior felina

Enfermedad respiratoria superior felina

Next Article
anestesia en gatos

Secuelas de la anestesia en gatos

Related Posts