¿Que pasa si debo anestesiar a mi perro?

que pasa al anestesiar a mi perro

Un tema que causa miedo o cuanto menos mucho respeto y ansiedad, es el caso de que haya que anestesiar a nuestro perro. La anestesia es algo que suele poner los pelos de punta cuando escuchamos esa palabra. Cuándo nuestro veterano dice “tengo que sedar al perro para hacer determinado procedimiento” Esto enseguida nos va a causar un gran estado de ansiedad. Y muchos van a tener miedo, tanto que a veces incluso se van a negar a someter a sus animales a este tipo de práctica, porque, tiene mucho miedo que les pueda pasar algo.

Índice
  1. Anestesiar al perro es necesario para practicar procedimientos médicos
  2. Tipos de anestesia comunes en perros

Anestesiar al perro es necesario para practicar procedimientos médicos

En ocasiones las operaciones tan habituales y que a las que no les damos importancia, pero que tiene mucho por hacer en nuestros animales como puede ser, por ejemplo, realizar una limpieza oral. La Anestesia es algo bueno, pues es una práctica muy habitual en la clínica y que se debe utilizar tanto, la anestesia como la sedación en determinadas circunstancias.

Existen perros que por su carácter son miedosos, muy nerviosos, agresivos y no se van a dejar manejar, sobre todo si hay dolor, pues va a ser todavía mucho más difícil tratar de curarle su molestia.

Imagina por un momento un perro que tiene un problema dentro de la boca y que es un perro agresivo donde no va a ser posible el explorar esa boca y si es un perro de encima que puede, puede morder menos aún.

Por lo tanto, hay que recurrir a sedar o incluso anestesiar un poco el animal también, por ejemplo, para realizar alguna radiografía. En el caso de una fractura de una extremidad hay un dolor grande en esa extremidad y el perro debe de estar quieto para realizar esa radiografía.

En casos tan precisos como una radiografía será imposible, sino se somete a una tranquilizacion leve a una leve, tanto para evitar que el perro se pueda mover como para evitar que, por ejemplo, mueva los fragmentos de esa fractura y lesiones aún todavía más en los tejidos de esa zona de fractura y por lo tanto, empeorar el cuadro clínico o la enfermedad. Por lo tanto, hay circunstancias en las que hay que realizar esa sedación y lograr tranquilizar.

Hay casos, por ejemplo, de perros que vienen con un grave enfermedad respiratoria o una dificultad para respirar muy grande y que incluso pone en riesgo su vida, como es el caso, por ejemplo, de un edema de pulmón.

En estas ocasiones hay que recurrir a tranquilizar a estos animales, ya que ese mismo estado de densidad está agravando el cuadro clinico. Entonces, al tranquilizarlos el perro va a poder respirar con mucha más facilidad y vamos a mejorar su estado.

La anestesia del perro es común en procedimientos como una resonancia magnética, donde son técnicas que precisan que el perro no pueda moverse en absoluto, ya que primero que pueden salir mal las prácticas o que podemos causar un daño muy grave, por ejemplo, punzar la médula espinal cuando se realiza ese tipo de procedimientos.

Tipos de anestesia comunes en perros

La anestesia no hay que tenerle miedo, pero si hay que tenerle respeto. Habremos escuchado muchas veces decir que “conozco a alguien que su perro se murió porque le pusieron anestesia”, además que “es mejor la anestesia inhalatoria que la anestesia intravenosa”.

¿Al perro se le pone un poco de anestesia, le pasa algo? ¿Que si se le puede poner un poquito menos de anestesia para que no le pase nada? todo este tipo de expresiones las hemos oído con mucha frecuencia y son una especie como de leyendas urbanas, la anestesia, es una práctica muy utilizada en la clínica veterinaria y hay muchos tipos de anestesia, pero también se debe tener presente que no existe una buena anestesia, sino un buen anestesista.

Es decir, hay muy buenas técnicas de anestesia, pero se utilizan erróneamente puede ocasionar un problema grave, por ejemplo, la muerte de un perro. Entonces no consiste en que la técnica sea buena o mala, sino que el anestesista sepa manejarla.

Existe anestesia inhalatoria dentro de las cuales hay varios productos que se puedan utilizar. Hay anestesias intravenosas de las cuales también hay diversos productos que se pueden utilizar.

Entre las más comunes existen la anestesia local, regional, epidural entre otras y cada una utiliza una serie de productos y el uso de ese tipo de productos va a venir determinado por determinar, por promoción de circunstancias, cómo es el animal, su peso, el estado, el sexo, si hay alguna enfermedad concurrente y por supuesto también, de la experiencia del veterinario cirujano y del anestesista, ya que también tienen que estar habituados a usar estas técnicas.

Siempre se utilizará la más adecuada para cada caso en concreto, no se utiliza siempre la misma anestesia para todos los tipos de intervenciones de tipo de procesos diagnósticos, sino para cada uno de ellos, y dependiendo todas esas circunstancias que hemos dicho, van a requerir un tipo u otro de sedación o de anestesia.

Aunque no existe el riesgo cero, antes de realizar alguna anestesia se va a hacer un examen del perro en ocasiones, se requiere otro tipo de estudios analíticos, de tipo radiológico, algo previo antes de una intervención y dependiendo del tipo de intervención, siempre haciendo estas pruebas para minimizar el riesgo y estar al tanto de lo que puedo hacer.

En ocasiones hay que retrasar algún procedimiento o una cirugía o si hay alguna enfermedad que al usar anestesia pueda empeorar su cuadro clínico, pero esto siempre será dependiendo del estado en el que se encuentra el perro.

El riesgo cero nunca va a existir, y quien diga eso nos está engañando, pero por supuesto siempre ponemos los medios a usar en la balanza del beneficio vs el riesgo, concluyendo que el beneficio es mucho mayor que el riesgo. Y, por lo tanto, cuando nuestro veterinario nos diga qué se debe tranquilizar o anestesiar a un animal lo está haciendo porque ese beneficio es mucho mayor que el riesgo que tenemos que correr, pero que se va a hacer siempre para el bien de nuestra mascota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir